#MCDV 2017-08-02T14:34:12+00:00
cáncer-juvenil-infografia

#¿QUIÉNES SOMOS?

Mireia Camats

En febrero de 2013 le diagnosticaron un sarcoma sinovial en los tejidos blandos del glúteo izquierdo. Lo superó en el mes de septiembre del mismo año, después de una cirugía, 3 sesiones de quimioterapia y 45 de radioterapia. En junio de 2015, durante una revisión rutinaria, le diagnosticaron otro sarcoma, esta vez en los tejidos blandos del abdomen y volvió a realizar sesiones de quimioterapia que por mala suerte no funcionaron. El 23 de marzo de 2017 Mireia nos dejó después de una lucha titánica contra el cáncer.

Andrea Martí

En mayo de 2014 le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin de tipo esclerosis nodular. Tras la extirpación del ganglio afectado mediante cirugía y 16 sesiones de quimioterapia, concluyó el tratamiento con éxito en enero de 2015. Actualmente pasa las revisiones y controles rutinarios cada 6 meses.

El proyecto #micompañerodeviaje nace de la iniciativa de dos chicas jóvenes (inicialmente éramos 3, una de ellas dejó de formar parte del proyecto por motivos personales y académicos) que en los últimos años hemos tenido que aprender a convivir con un compañero en común, el cáncer.

Somos de la misma ciudad, pero el hecho de padecer la misma enfermedad es lo que verdaderamente nos ha unido y ha hecho posible la creación de este proyecto. Nuestros objetivos son, por un lado, poder ofrecer a cualquier persona joven que se encuentre con nuestra misma situación la oportunidad de poder compartir sus preocupaciones, experiencias y vivencias, … Queremos ofrecer aquella ayuda que nos hubiera gustado recibir a nosotras. Por otro lado, pensamos que también es muy importante poder aportar nuestro granito de arena a la investigación del cáncer infantil y juvenil.

Por este motivo, junto a Eric Abidal Foundation, recaudamos fondos para destinar a la investigación y poder mejorar los tratamientos oncológicos.

Nadie está preparado para una noticia como ésta. Somos jóvenes, tenemos planes de futuro, estudiamos, trabajamos, tenemos energía para parar el mundo, toda una vida por delante pero de golpe….PAM. Pensamos que nunca nos ocurrirá a nosotros, nos creemos invencibles, pero igual que nos ha ocurrido a nosotras, otros jóvenes se han encontrado en la misma situación.

Y la pregunta que todos nos hacemos es: ¿y ahora qué? ¿Qué pasará? ¿Qué haré con mi vida? ¿Podré seguir con todo lo que hacia hasta ahora? Tendré que adaptarme a la nueva situación pero… ¿¡Cómo!?

Os aseguro que nadie está preparado para una noticia así, nadie sabe como afrontará la situación.

La historia de cada una de nosotras parte de una situación diferente. Cada una de nosotras avanzaba por su camino pero nuestros caminos se cruzaron y ahora seguimos avanzando una al lado de la otra, avanzando por un camino donde compartimos más que una amistad.

Desde el momento en que el cáncer nos unió, cada una de nosotras hemos sido un pilar básico para las otras. Porque aunque tenemos un copiloto y un ejercito detrás, necesitábamos hablar entre personas de la edad similar sobre nuestros sentimientos, emociones, sorpresas, desacuerdos… Por bien o por mal, a las personas de nuestro alrededor les es difícil compenetrar tanto como alguien que esté pasando o haya pasado por lo mismo, también les tenemos que dar un espacio, y precisamente aquí veíamos que necesitábamos apoyar a jóvenes y familias que se encuentran en una situación similar a la que nosotros hemos pasado. Tuvimos mucha suerte de encontrarnos y por esta misma razón queremos encontraros, que os identifiquéis con nosotras. Cuando te encuentras en una situación como la nuestra es complicado que la gente pueda llegar a entender como te sientes y que es lo que te esta pasando. Las persones que están a tu lado apoyándote día a día, minuto a minuto, lo hacen de la mejor forma posible pero es cierto que quien puede comprenderte mejor son las personas que han pasado por una situación similar.

Un día hablando, Mireia propuso quedar para comentar algo muy importante que le rondaba por la cabeza hacía un un tiempo. Propuso crear una página web para ayudar a todos los jóvenes que se encuentran con la misma situación que nosotras, con nuestras mismas preocupaciones, dudas, … y ayudarlos, darles el mismo apoyo que nos hubiera gustado obtener a nosotras de alguien de nuestra misma edad que también padeciera cáncer.

Desde ese mismo instante se nos fue la cabeza. Empezamos a idear y a trabajar. Pensamos que también podía ser muy interesante colaborar económicamente con la investigación contra el cáncer así que decidimos crear una pulsera solidaria para recaudar fondos y destinarlos a la investigación. A partir de aquí pensamos que podíamos organizar otros proyectos y actividades de todo tipo para sensibilizar más a la población de la existencia del cáncer en los jóvenes y recaudar fondos.

No fue fácil escoger un nombre para el proyecto. La palabra cáncer duele a muchas personas al pronunciarla. Nosotras lo llamamos por lo que es, CÁNCER. Y esta palabra no tiene que asustar. Es como cualquier otra palabra. Tiene su propia definición en el diccionario. Existe.

Pensando que es para nosotras el cáncer y lo que queremos transmitir, se nos ocurrió el nombre: #micompañerodeviaje, y os preguntareis: ¿porque un compañero para siempre? ¿Si te curas no “desaparece”? Pues no. Aunque te den la maravillosa noticia de que estas limpio, tienes que seguir haciendo controles. Aún años más tarde, cuando te den el alta definitivo, siempre recordarás ese tiempo que pasaste y lo comentarás a menudo. Esto te recuerda a tu compañero y solo depende de ti como lleves la carga que te ha tocado soportar. Nosotras hemos decidido que nuestro compañero es sociable, lo compartimos con todo el mundo, no lo escondemos. 

Básicamente el nombre de este proyecto hace referencia a que la vida es tuya, es tu viaje personal y que el cáncer es un acompañante, no dejes que sea lo que dirija tu vida. La actitud es fundamental.

#COLABORADORES

Eric Abidal Foundation
Gestoría online